SUMARIO

Gallito y Belmonte. Historia estadística de una rivalidad histórica

Entre todas las legendarias parejas de toreros, la más legendaria de todas es la formada por Gallito y Belmonte, pues en las manos de estos dos toreros estuvo la llave del toreo contemporáneo. Juan influyó en José y José influyó en Juan, de manera que a los ojos de la evolución del toreo, éste debe ser entendido como fruto de las aportaciones conjuntas de ambos matadores, como si hubieran sido uno solo. A diferencia de otras parejas de toreros famosas, sobre todo las más antiguas, esas en que cada corrida se convertía en una encarnizada lucha de poder, la presencia de José y de Juan en los ruedos fue una cuestión de complementariedad. Nada hubiera sido igual si Gallito y Belmonte no hubiesen coincidido en el tiempo y en el espacio, el primero ante el toro y en la organización de la Fiesta, y el segundo en lo referido a la técnica y la estética del toreo. José bebió de Juan y Juan bebió de José, aunque es seguro que Belmonte hubiese llegado adonde llegó también sin la presencia de Gallito. El viaje hubiera sido más largo y el recorrido más intrincado, sin duda, pero hubiese alcanzado igual la meta, porque su revolución tenía plantado el germen del cambio de las estructuras más profundas de la Tauromaquia.Continuar lectura...

Las tres temporadas centenarias de Gallito

En las temporadas 1915, 1916 y 1917 Joselito superó el centenar de corridas toreadas por año. Un hito histórico sin precedentes en ese momento y que consiguió José Gómez Ortega a lo largo de tres campañas intensísimas en las que sumó un total de 310 corridas. De esa manera, el pequeño de los Gallo también marcó una extraordinaria distancia con el resto de matadores de toros de la época, incluso con Juan Belmonte, pues el trianero sólo alcanzó a torear más de cien tardes por año en la temporada de 1919, aunque bien es cierto que Belmonte marcó la hazaña de alcanzar las 109 tardes.Continuar lectura...

Joselito en Valencia

La plaza de Valencia fue una de las favoritas de Gallito, y en su ruedo actuó once veces como novillero y cincuenta y una como matador. Y en tan solo diez años: desde mayo de 1910 a mayo de 1920, cuando el 13 de ese mes toreó por última vez en la ciudad del Turia. El coso valenciano vivió grandes tardes del torero sevillano, que, ya como matador, toreó todos los años en la Feria de Julio –entonces no existía aún el serial fallero, pero sí una corrida extrardinaria en el día de San José–, tomando parte cada temporada en todas o casi todas las corridas incluidas en aquel ciclo, haciéndolo además en algún festejo anterior y muchas veces en octubre –en varias ocasiones como único espada– y en festivales.Continuar lectura...

Gallito en Andalucia

De las casi 700 corridas de toros que toreó José Gómez Ortega en su carrera como matador, más de 200 tuvieron lugar en cosos andaluces. Superó el medio centenar en las dos plazas principales de Sevilla, la vigente Real Maestranza de Caballería y la recordada plaza Monumental, cosos hispalenses que no serán tratados en este trabajo porque hay otros que se ocupan de ellas con detalle. En las restantes de Andalucía, contabilizó 166 paseíllos como matador de toros. Hablamos de una cifra nada desdeñable, que representa aproximadamente un 25 por ciento del total de festejos mayores en que actuó Joselito durante su fulgurante y –por desgracia– prematuramente cercenada carrera.Continuar lectura...

Gallito en las plazas del País Vasco

Un total de 64 paseíllos trenzó José Gómez Ortega como matador de toros en las plazas del País Vasco, con especial relevancia de los cosos de San Sebastián y Bilbao, donde cosechó triunfos apoteósicos y donde también sufrió la cruz de la Fiesta. Éxitos y percances que jalonan la trayectoria de uno de los toreros más importantes de la historia en un territorio que fue antaño y sigue siendo en la actualidad locomotora de la Tauromaquia.Continuar lectura...

Los amores de Gallito

La tragedia en la vida de José Gómez Ortega “Gallito” no se limitó sólo a la tarde del 16 de mayo de 1920 en Talavera de la Reina. Si miramos atrás vemos que el todopoderoso torero, rico y famoso, no tuvo suerte en el amor.Continuar lectura...

José y Juan. Fundadores de la moderna fotografía taurina

Al mismo tiempo que José y Juan estaban fijando los cánones del toreo moderno, de la mano de éste ambos diestros estaban siendo los fundadores de la fotografía taurina moderna. Con estos toreros, y esto se ve perfectamente en las imágenes de época, nace la estética del toreo, unos nuevos modos de interpretar el arte de torear que varios fotógrafos geniales –Baldomero en Madrid, Serrano en Sevilla y Mateo en Barcelona, a la cabeza de un grupo de discípulos privilegiados– sabrán captar y fijar en sus instantáneas. En la segunda década del siglo XX por primera vez se unen ambas artes, el toreo estético y la fotografía taurina, de manera que, sin perder fuerza las imágenes, lo que predomina es la belleza artística. La composición plástica.Continuar lectura...

Las banderillas de Joselito

La maestría, dominio, genialidad y poder en todos los tercios fueron evidentes desde sus comienzos; siendo un niño, marcaba la diferencia con el resto de compañeros. La despedida de Bombita, en la plaza de Madrid, el 19 de octubre de 1913, la revista Sol y Sombra, del 23 de octubre, dice: “Gallito, por lo que hizo en esta corrida, se ve que camina en el rápido y va a conseguir en breve consolidar su fama de excelente torero modernista” (El Tío Campanita).Continuar lectura...

José y Juan otra vez juntos

Si esta fotografía llevase un título, éste sería “Otra vez juntos”. Y también, “El último encuentro”, porque eso es lo que fue, el encuentro final, ya en la otra vida, de dos grandes toreros que, en esta otra, compartieron fama y gloria.Continuar lectura...

Gallito habla con el Caballero Audaz

En 1920, a los pocos meses de morir Gallito en Talavera de la Reina, el escritor José María Carretero, que firmaba con el seudónimo de El Caballero Audaz, publicó el libro titulado “Joselito”, que entre otros textos recogía varias entrevistas que en diferentes momentos le había hecho a José Gómez Ortega. Estos mismos textos los publicó de nuevo en 1947 en el excelente volumen titulado “El libro de los toreros”, ampliado para la nueva edición con conversaciones con otros matadores de toros. En las entrevistas, en algunos aspectos muy taurinas y en otros más personales, Joselito responde con humor y desenvoltura, saliendo con facilidad de los temas “románticos” que le planteaba un autor que, por entonces, cultivaba la llamada prensa galante. En estas páginas se ofrece un interesante fragmento del libro de 1920. Así lo describe el propio José María Carretero en la entrevista: “Joselito es un muchacho muy simpático y muy locuaz, lleno de alegría y de nobleza. Su conversación es muy sincera y muy oportuna; jamás dice una palabra que no guarde la más perfecta armonía con la manera de expresarse los demás. Muchos señoritos de la aristocracia quisieran poseer su gentil soltura y su amena charla”.Continuar lectura...

La casa de José

Yo no sé, doctor, si la palabra obsesión es la más adecuada para describir lo que yo sentía hacia la casa en los primeros momentos. Es cierto que cuando pasaba por la calle, de siempre me había sentido atraída por aquellas cuatro ventanas y balcones perpetuamente cerrados, pero al principio sólo tenía curiosidad. Curiosidad, digamos, literaria, ¿me entiende? La casa era, entonces, un motivo literario. Un recinto privilegiado que había albergado en sus paredes a una persona que, también literariamente, me interesaba. Era… ¿cómo decirlo?, una invitación a la fantasía.Continuar lectura...

Oselito

Nacido en Coria (Sevilla) en 1895 y fallecido en Madrid en 1978, Andrés Martínez de León es uno de esos lujos que de vez en cuando se da la cultura española. Pintor, escritor, ilustrador, dibujante… todo, además, con una gracia especial en las formas e inequívoco compromiso humano e intelectual.Continuar lectura...

Una puerta abierta al pasado

En el Callejón del Gato de Madrid, a un paso de la Puerta del Sol, mirándose sin verse en los espejos cóncavo y convexo que deformaban las caras y los cuerpos, el personaje Max Estrella, protagonista de Luces de bohemia, de Valle Inclán, le dice a su amigo y compañero de fatigas Latino de Hispalis: “Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. (…) El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada. (…) Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas”.Continuar lectura...

La cultura no se censura

Cuando se formó Gobierno entre el PSOE de Pedro Sánchez, y Unidas Podemos de Pablo Iglesias, estaba claro que la Fiesta no iba a contar con el apoyo de un ejecutivo en cuyas filas habitan no pocos antitaurinos. Pero no pasivos, sino activos, de los que a la menor oportunidad, y antes de entrar a formar parte del gobierno, ya lanzaban proclamas en contra de una manifestación cultural tan importante como la Tauromaquia, considerada por ellos como un claro objetivo a combatir de cara a su debilitamiento definitivo. Muchos habían sido los ejemplos en Unidas Podemos de esta política abiertamente contraria, de ataque frontal, de poco, o nulo respeto, por el espectáculo y por las personas que viven de él.Continuar lectura...

Andalucía anuncia el regreso de los festejos taurinos

Esta sección está disponible online...Continuar lectura...

Vídeos de doble filo

Marzo nos metió en casa, abril apenas nos dejó salir y por fases respiramos la primavera por mayo. Pese a la fatalidad, los apasionados de los toros buscan toros aunque no haya toros, de ahí que se haya multiplicado el tráfico de vídeos. La historia del toreo archivada en lenguajes visuales es esquemática: pintura, fotografía, cine, televisión, vídeo e internet. Las dos primeras, a partir de un instante concreto, invocaban a la imaginación para que ésta completara la secuencia.Continuar lectura...